Periódico Proclama

icono-facebook  icono-twetter

FALSAS CREENCIAS SOBRE DISCAPACIDAD

FALSAS CREENCIAS SOBRE DISCAPACIDAD (Dx)

Una aproximación comparativa entre enfermedad y discapacidad desde la CIF

Por: Judas Rosas

Preocupado por las intervenciones y el desempeño de las instituciones y los funcionarios directivos de la actual administración, debido a la sistemática transición de la Ruta de Derechos hacia la ruta de torcidos, me dí a la tarea de indagar acerca de los posibles diagnósticos que tiene la actual administración, BMT ,léase “Bogotá, Mejor Transmilenio”, encontrando que los síntomas que más se acercan a su perfil y que se describen en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM IV, (que es el vademécum de los psicólogos), es el identificado como F91.8  Trastorno Disocial,  el cual puede evidenciarse por lo siguiente: La característica esencial del trastorno disocial es un patrón de comportamiento persistente y repetitivo en el que se violan los derechos básicos de los otros, o, se violan importantes normas sociales adecuadas a la edad del sujeto. (Criterio A).  Estos comportamientos se dividen en 4 grupos.

Grupo 1 del diagnóstico F91.8 TD.

$1a.    Comportamientos de fanfarrón. Es decir, de aquel (Que se precia y hace alarde de lo que no es, y en particular de valiente, algo que tiene mucha apariencia y hojarasca), como cuando a voz en cuello las administraciones de gobierno vociferan sobre inclusión en educación sin ni siquiera aplicar las guías o los protocolos de seguimiento a la intervención básicos de inclusión para PcD. Lo afirma Andrés Felipe Marín Montoya: “Acabaron con los establecimientos educativos dedicados a la formación de PcD y  ahora las PcD se encuentran en el sistema educativo regular  convirtiéndose en una carga para los colegios”.

$1b.    El comportamiento amenazador o comportamiento intimidatorio, como iniciar peleas físicas, verbigracia: utilizando un arma que puede causar daño físico, como (un disparo de gas lacrimógeno).

$1c.    Ser cruel con personas en estado de indefensión, por ejemplo: como cuando se convocan reuniones para Prometer casas en el aire “Pive”, sin tenerlo contemplado en el plan de acción distrital para PcD, el cual no tiene  presupuesto asignado, ni estudios de diseño universal para su ejecución y puesta en marcha.

$1d.    Robar enfrentándose a una víctima como  lo es (Arrebatar, raponear subsidio de transporte), e incluso, incurrir en homicidio -como se hizo con la instauración de un mal llamado “sistema distrital de salud”- , el cual debería hacer honor a otro nombre:” sistema distrital de insalubridad”, si se atiende a la definición de sistema la cual es :“Una  sucesión sucesiva de sucesos que dejan huella”.  En consecuencia si la huella es la desatención, las largas filas, las listas de espera, la inexistencia de agendas para citas, la inobservancia en la calidad y calidez de los servicios, la truculencia del MIPRES, la desgastada entrega de ayudas técnicas.etc.“, entonces debería denominarse correctamente de esta forma: ”sistema distrital de insalubridad”

Como Grupo 2 del diagnóstico F91.8 TD está:

$1a.    La destrucción y ruptura deliberada de promesas para obtener bienes y favores. Como por ejemplo : Tirar a la basura miles de millones en estudios de Metro Subterráneo, para que  de manera grosera, hacer entrega de miles de folios sin explicación alguna, para dar una respuesta al Honorable Concejo de Bogotá, del  cuento BMT, cuando  le piden cuentas.

$1b.    El fraude, el robo, con la intención de provocar daños graves, o las falsificaciones como: El cheque Petro, perdón el cheque METRO, entregado simbólicamente a Petro o el título de doctor del nominado burgomaestre Doctor Kike.

$1c.    Evitar deudas y obligaciones, como: Los pasivos sociales además de los nutricionales con las cuidadoras de personas con discapacidad, las cuales desaparecieron de la población en atención del otrora naciente programa “atención integral a PcD familias, cuidadoras y cuidadores de lo que era SDIS- Proyecto 721 y que ahora  llaman simplemente como “Secretaria Social…del bono”SSB-1113.

$1d.    Timar a otros. Como cuando desde los noticieros amigos de la administración afirman  que las PcD de Bogotá son: “El cartel de discapacitados estafadores del subsidio de transporte”. O cuando se esgrime la excusa de que no hay un registro de localización y caracterización de PcD y en consecuencia no malgastaran los recursos públicos y por ende no hay inversión para la satisfacción de necesidades sociales y de bienestar de este segmento poblacional.

Grupo 3 del diagnóstico F91.8 TD:

Comportamiento no agresivo el cual  causa pérdidas o daños a la propiedad[1], lo cual se está evidenciando con la alharaca de adelantar la Construcción TM  por la  emblemática carrera 7, o la intentona de  inclusión en educación y trabajo sin ajustes razonables y equiparación de oportunidades, que tanto se vocifera con propaganda falsa en los Masmedia.

Grupo 4: Violaciones graves de las Normas[2], como lo son los Cobros de valorización sin obras, anticipos y compromisos de vigencias futuras sin estudios para el Metro de Bogotá D.C., juego de pruebas  pilotos para una ciudad inexistente y fantasmagórica que se puede entrever  por la tenebrosa nube de la polución corrosiva. O cuando no se forma alatotalidad del personal de la Administración Distrital, para que entienda  y atienda la inclusión de las personas con discapacidad y sus familias.

Tres o más características de las descritas arriba, deben haber aparecido durante los últimos 12 meses y por lo menos un comportamiento se presentó durante los últimos 6 meses.

Otras manifestaciones de trastorno disocial son la escasa empatía (80% de imagen des-favorabilidad), poca preocupación por los sentimientos, los deseos y el bienestar de los otros reflejado en la toma de decisiones inconsultas con los anhelos, sueños expectativas y esperanzas de la comunidad como por ejemplo: Quitando las zonas preferenciales que operaban en portales de TM, reduciendo el número de beneficiarios del bono canjeable por alimentos y su valor,  a la mitad.

En situaciones ambiguas estos personajes perciben mal las intenciones de los otros, interpolándolas como más hostiles y amenazadoras de lo que son; como cuando se afirma que va a quebrar el SITP por cuenta de unos centavos presupuestales asignados para facilitar la movilidad a los ciudadanos más vulnerados de la ciudad, del multibillonario  presupuesto Distrital para el cuatrienio  $91.000.000.000.000.oo. (Léase Noventa y un Billón de pesos colombianos) algo más de 31 mil millones de dólares.

Otro de los síntomas encontrados en estos personajes, es que carecen de sentimientos apropiados de culpa y remordimiento, fingiéndolo para evitar ser castigados. Es por ello que el burgomaestre de la ciudad que eligió la mayoría que no votó, y la gran minoría que voto por el Señor alcalde Peñalosa, se toma la foto con la visita de su santidad el Papa Francisco rapándole las llaves a una ciudadana menor de edad, para entregárselas al sumo pontífice. Muy seguramente veremos en la desvirtuada y mercantilista jornada Teletón con su característico despertar de lastima y negocio, fotos y escenas parecidas.

Intentan acusar a otros de sus propias fechorías, como cuando se realiza una masacre laboral en la Administración del Distrito con la desvinculación de las personas con discapacidad PcD y sus cuidadoras, enganchadas laboralmente, desconociendo flagrantemente la Directiva 010 de 2015.

Otro de los síntomas es que su autoestima es baja a pesar de proyectar una imagen de  dureza, irritabilidad y con arrebatos emocionales e imprudentes. Como cuando se ofrece realizar ferias para expositores PcD, que tienen unidades productivas, en sitios en donde no se vende la producción ni se asegura su comercialización, para que la PcD pueda recuperar la inversión y obtener las ganancias y las apropiaciones necesarias para que el intento de negocio de la PcD sea sostenible. O  la mala costumbrada construcción de listas de espera para el pírrico enganche laboral que oferta el SENA, para personas con discapacidad, mediante su intermediación igual a la de la SDIS, perdón Secretaría Social,  o la Secretaria Distrital de Desarrollo, que debería llamarse de manera correcta  “Secretaria Distrital del Desembrollo” por su volumen de estudios y pilotajes refritos, con insignificante impacto social e incipiente impacto económico en las PcD y familias.

Hay deterioro de la actividad social, académica y laboral. Porque la ciudad como lo evidencian los indicadores, languidece ante la inoperancia institucional de construir redes sociales para PcD. Por ejemplo, las nacientes redes de cuidadoras y cuidadores que existían fueron liquidadas administrativamente por la denominada hoy Secretaría  Social, porque ya no es de Integración Social, tiende a desaparecer su misionalidad y competencia confesa ser en su Misión:“líder del sector social, responsable de la formulación e implementación de políticas públicas poblacionales orientadas al ejercicio de derechos, ofrece servicios sociales y promueve de forma articulada, la inclusión social, el desarrollo de capacidades…”,  una actividad que actualmente se desempeña en la penumbra de una dirección misteriosa y ausente.

Se aplica el diagnóstico  con Trastorno Disocial sólo cuando el comportamiento del sujeto es sintomático de una disfunción subyacente en el individuo y no  simplemente por una reacción del contexto social  inmediato. Estos personajes tienden a minimizar sus problemas de comportamiento, debido a una supervisión inadecuada o el conocimiento escaso del cuidador sobre los problemas del comportamiento de la persona puesta a su cuidado, vale retomar las palabras de  Orlando Rojas Fernández:”Hay que desterrar el temor reverencial hacia los funcionarios  y servidores públicos con mando, trabajando en equipo, con compromiso social, perseverancia y paciencia.

En conclusión, la ciudad adolece de un Sistema Distrital de Discapacidad, porque es un título nominal  que evidencia en su actuar una sucesión sucesiva de sucesos que desde el activismo disperso, disgregado y multipropósito, ejerce funciones, sin  que estas acciones se ajusten y atiendan al principio fundamental de la Política Pública de discapacidad y a toda la normatividad vigente, por cuanto que responde a tareas de corto alcance, de aliento corto, intrascendentes para una población con discapacidad que solo en Bogotá es comparable a la desatención de una población aproximada de  quinientos mil ( 500.000) habitantes. Es como decir el total de personas habitantes  de ciudades como: Pasto, Ibagué, Soacha, Soledad, Bucaramanga, Villavicencio, Santa Martha, Pereira, Bello, Valledupar. Sin tener en cuenta las cuidadoras y su Salud Mental, grupo focal invisibilizado por las instituciones del Estado y tema  tabú en las investigaciones de salud y bienestar.

Por otra parte, y para entrar a retomar claridades frente a lo que es discapacidad y no enfermedad como la descrita anteriormente; debe tenerse en cuenta que: De acuerdo a la Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud, CIF,- que es un documento que brinda un lenguaje unificado y estandarizado, y un marco conceptual para la descripción de la salud y los estados “relacionados con la salud” y sus componentes “relacionados con la salud” del “bienestar” (tales como educación, trabajo, etc.)-,   estos dominios se describen desde la perspectiva corporal, individual y mediante dos listados básicos: (1) Funciones y  Estructuras Corporales; (2) Actividades-Participación.

El funcionamiento y la discapacidad de una persona se conciben como una interacción dinámica  entre los estados de salud como: (enfermedades, trastornos, lesiones, traumas, etc.) y los factores contextuales. Es decir los Factores Contextuales incluyen tanto factores personales como factores ambientales. Los Factores Ambientales están constituidos por el efecto facilitador o de barrera de las características del mundo físico, social y actitudinal. La CIF no clasifica personas, sino que describe la situación de cada persona dentro de un conjunto de dominios de la salud o dominios “relacionados con la salud”. Además, la descripción siempre se hace en el contexto de los factores ambientales y personales.

Así pues, la ciudadanía no debe continuar  trabajando para la discapacidad, porque  como se describió arriba, esta forma de operar atiende a una estructura de poder enferma, con diagnostico F91.8 que es TD. La exhortación es a que ayudemos al enfermo, cuidemos al enfermo, seamos los cuidadores del SDD –Sistema  Distrital de Discapacidad - , como cada madre cuidadora lo es de sus hijos y familiares, aportando cada sacrificio que ofrecen  para su PcD, sacrificando la recreación , la intimidad, la alegría, el esparcimiento, la tranquilidad, el sueño, el descanso.

Queremos por lo tanto desde hoy, en cada reunión adjuntar un listado de personas firmantes, que estén de acuerdo con que para el mes de noviembre próximo, tengamos un registro significativo de firmas que evidencien nuestra decisión de apoyar al Honorable Concejo de Bogotá, con el impulso que la Comisión Accidental conformada en el Concejo de Bogotá y encabezada por la bancada del partido Polo Democrático Alternativo con el Honorable Concejal Manuel Sarmiento, y los Honorables Concejales: Hollman Morris, del movimiento Progresistas, Antonio Sanguino Páez, del Partido Verde,  Diego Molano, del Centro Democrático y Julián López Sierra,de Cambio Radical; para que se haga efectiva y los suficientemente robusta la apropiación presupuestal para la ejecución del Plan Operativo Anual de Inversión y la puesta en marcha de la inversión social por parte de la Administración Distrital para la Inclusión de la población de personas con discapacidad , mediante la incorporación  en el flujo de caja de los recursos económicos necesarios y suficientes para cumplirle a la ciudadanía en sus demandas sociales y de bienestar,- que es salud Mental-, en especial de las PcD cuidadoras y cuidadores para la vigencia 2018.

Para que derrotemos la corrupción, la insensibilidad, la discapacidad y seamos promotores de la inclusión, de la paz y de la vida. ¡Nunca rendirnos!, ¡Nunca rendirnos!, resistir, insistir y persistir!  Que se levanten las voces, pero también que se ponga el pecho en el trabajo y para la foto.

Las Personas con Discapacidad PcD y sus cuidadoras, exigen al Estado colombiano que los haga participes -y a todas sus organizaciones y formas de organización de la sociedad civil, en particular a las organizaciones de Personas con Discapacidad- , en la preparación del segundo informe para   el Comité sobre los Derechos de las personas con Discapacidad para la Organización de las Naciones Unidas. 

Las Personas con Discapacidad PcD y sus cuidadoras, desde la Mesa de Negociación exigen al Estado colombiano en representación de las PcD y  sin discapacidad que se adelanten intervenciones psicosociales para la atención de la salud mental, en la dinámica de los procesos del pos-acuerdo y de paz, mediante el diseño ejecución y puesta en marcha de estrategias terapéuticas de choque. Es un pronunciamiento a manera de Manifiesto.



[1](Criterios A8 – A9).

[2](Criterios A13-A15)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Pautas

PROCLAMA STEREO