Periódico Proclama

icono-facebook  icono-twetter

CAFÉ A CIEGAS, UNA PROPUESTA INNOVADORA Y MUY INCLUYENTE Por Tatiana Rodríguez Mojica

CAFÉ A CIEGAS, UNA PROPUESTA INNOVADORA Y MUY INCLUYENTE

Por Tatiana Rodríguez Mojica. @tatiana_tatiy

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En nuestro país, según el DANE 2019, El 7,2% de la población, tiene Alguna Discapacidad, lo que se traduce en cerca de tres millones y medio de personas con discapacidad; de estas un millón doscientas mil personas, tienen discapacidad visual, es decir son ciegos o baja visión.

El Diagnostico Situacional de la Población con Discapacidad Visual, realizado por la Universidad Nacional, muestra que el 80% de las personas vive en condiciones de pobreza y presentan serias dificultades para acceder a bienes y servicios.

Teniendo en cuenta esta problemática, la Asociación INTEGRARTE en alianza con la Fundación Sirius una Nueva Luz, con el apoyo de diferentes organizaciones como: Jon Dech Café, Erase una Vez, Coloma S.A.S, y el SENA. Han puesto en marcha un proyecto productivo que se propone: Desarrollar una idea de negocio, que vincule a personas con discapacidad visual, donde se aprovechen al máximo las capacidades productivas y la experiencia multisensorial que por naturaleza esta población posee, en articulación con el arte y el mágico mundo del café que entre otras cosas nos identifica como país.

Un equipo de 20 personas con discapacidad visual, conformado por hombres y mujeres, entre 19 y 50 años, hacen parte de esta propuesta innovadora; también hay personas sin ninguna discapacidad, liderados por el artista e investigador José David Díaz, no se discrimina por género, condición o edad, lo que lo hace verdaderamente incluyente.

Este equipo interdisciplinario, donde Comunicadoras Sociales, Administradores de Empresas, Artistas, Ejecutivos de Ventas, Deportistas y Pensionados, han unido sus fuerzas, experiencias y conocimientos, para que café a ciegas sea un éxito; se capacitaron y prepararon en distintas áreas; todos ya están certificados por el SENA en Barismo, que es el arte de preparar, diferentes bebidas a base de café. Así mismo han participado en talleres de atención al cliente y comunicación.

“Café a Ciegas, es un sueño que siempre ha estado presente en mis intereses y en los de la Asociación Integrarte, más que un negocio se pretende generar experiencias que acerquen a las personas a la discapacidad, de una forma genuina, disminuyendo imaginarios negativos hacia nosotros, sin estigmas; para los participantes es la oportunidad de realizarse, la esperanza de tener un empleo, mejorar su calidad de vida y hacer de la discapacidad una herramienta, una oportunidad, dejarla de ver como un problema”, menciona José David Díaz; además este músico y compositor, resalta que es un proyecto en el que se ha luchado y trabajado demasiado, pues no tienen apoyo financiero de ninguna institución y lo están haciendo con recursos propios.

Una de las problemáticas más graves que viven las personas con discapacidad, es no estar insertos en el modelo productivo, lo que influye en sus precarias condiciones de vida y los excluye socialmente; es preocupante que no se incentive con recursos económicos, la creación de proyectos productivos para esta población; las pocas convocatorias que se realizan ofrecen trofeos o menciones, que realmente no contribuyen en nada, al fortalecimiento, sostenibilidad y crecimiento de una empresa o negocio.

Una de las mujeres que hacen parte de café a Ciegas es Jacqueline Sánchez, de 49 años, quien tiene baja visión por albinismo, señala que: “para mí ha sido una experiencia maravillosa, estoy muy contenta, he aprendido sobre la variedad del café, sus preparaciones, sus aromas, atención al cliente; he disfrutado de todas las capacitaciones y la visita que hicimos a la Hacienda Coloma”. Resalta Jacqueline que se siente muy agradecida, por esta oportunidad, porque a las mujeres con discapacidad no se les tiene en cuenta y menos si tienen su edad; ella se ha destacado en el grupo por el compromiso y el amor que le ha puesto a este proyecto.

igualmente, Cristian Fernando Garzón, quien también hace parte del equipo, resalta que: “la experiencia de Café a Ciegas ha sido enriquecedora en distintos aspectos, he aprendido mucho de las variedades del café, su riqueza en cuanto las aromas, su sabor y la importancia del café colombiano en el mundo; así mismo es un proyecto innovador, estamos vendiendo una experiencia única; también une nuestra población y disminuye imaginarios sociales hacia nosotros, como que no podemos hacer nada”. Agrega con alegría este joven de 22 años, que particularmente ha sido una experiencia maravillosa, porque ha podido compartir y aprender de sus compañeras y compañeros.

Dentro de las actividades de aprendizaje programadas en este proyecto, estaba realizar una visita a una hacienda cafetera, por lo que con la Fundación Sirius Una Nueva Luz visitaron la Hacienda Coloma, reconocida por sus famosos licores y exquisito café, ubicada en Fusagasugá (Cundinamarca); a esta actividad asistieron 60 personas, con y sin discapacidad.   En este hermoso lugar, los participantes disfrutaron del recorrido del café, desde la clasificación de las semillas, la siembra, el cultivo, el cuidado, la recolección, la selección, el secado, la tostión, para poder degustarlo en infinitas preparaciones. Del mismo modo aprendieron de la variedad de árboles y flores que encontraron en este lugar y su encantador paisaje, que, gracias al trabajo de los guías, su excelente narrativa descriptiva y ayudados por el tacto, el olfato y el gusto estuvieron al alcance de las personas ciegas y baja visión.

También los asistentes fueron sorprendidos con unas galletas temáticas, estas fueron elaboradas por la Diseñadora Gráfica y guía bilingüe Alba Guzmán para que las personas con discapacidad visual comprendieran de una forma muy creativa y además deliciosa, las distintas etapas del grano del café. Así mismo la relacionista pública de la Coloma, la señora María Elena Quijano, se vendó los ojos, en un ejercicio de sensibilización, durante todo el recorrido y el almuerzo, estuvo más de tres horas vendada, experimentando y comprendiendo la discapacidad visual; “lo hice de corazón, con respeto, quería ponerme en el lugar de ustedes, desde que me puse la venda en los ojos, sentí que no tenía límites, mi mente, mi olfato, mis manos, mi gusto, todos se agudizaron, al ver uno, no valora muchas cosas que puede experimentar con los otros sentidos; creo que no tener visión no es un límite para ser feliz”, María Helena, con lágrimas en los ojos, resalta que se siente muy agradecida, porque se le permitió hacer ese ejercicio y por las bendiciones que ha tenido en su vida.

Queda demostrado que sí es posible, eventos de calidad con un turismo incluyente, donde se respete y se tenga en cuenta la alteridad y donde todos y todas participen de un mismo escenario.

A inicios del mes de octubre, se hará el lanzamiento oficial de café a ciegas, donde se espera que asistan distintos medios de comunicación y público en general, para que disfruten de una experiencia multisensorial única; realizada por un equipo increíble, fuera de lo común, preparado y con todo el anhelo de cumplir este sueño.

Si desea apoyar esta iniciativa, puede escribir al correo electrónico:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Pautas

PROCLAMA STEREO