Periódico Proclama

icono-facebook  icono-twetter

BREVE RECUENTO DE LA REALIDAD PARTICIPATIVA EN NUESTRA COMUNIDAD Por: Nelson Julián Villamizar

Editorial 104

BREVE RECUENTO DE LA REALIDAD PARTICIPATIVA EN NUESTRA COMUNIDAD

Por: Nelson Julián Villamizar

Buscando aportar insumos para la historicidad de los procesos participativos, en ejercicio continuado de la sociedad civil para el logro de las alternativas de solución a la problemática, que representa el cumulo de necesidades básicas insatisfechas, en un marco de apropiación de las posibilidades existentes y empoderamiento para la construcción de nuevas oportunidades siempre en el contexto Constitucional, referentes jurídicos y convenios generadores de compromisos estatales. En una dinámica para el goce efectivo de los derechos y la inclusión de, desde, hacia, por, y, para la población de personas con discapacidad en territorialización del Distrito Capital.

El liderazgo de las personas con discapacidad se manifiesta desde los albores de los primeros espacios participativos formalizados por el acuerdo 16 de 1994 y el decreto 801 de 1995 en el entonces mal llamado consejo Distrital para “el discapacitado”, es así como desde 1998 este servidor en mi condición de representante de las personas ciegas, acompañado por representativos líderes y lideresas de nuestra comunidad nos dimos a la tarea de organizar las bases sociales en las 20 localidades concertando con los ediles y alcaldes locales la conformación de los Consejos Locales de Discapacidad gestionando simultáneamente en el Concejo Distrital de Bogotá; para que se derogase tanto el Acuerdo como el Decreto que negaban nuestro derecho al voto.

Como colofón de un ignominioso abordaje por demás peyorante y descalificador desde su lamentable denominación para el discapacitado que por nuestra incidencia se transformó el 9 de septiembre de 1999; en el Acuerdo 22 del Consejo Distrital para las personas que presentan limitantes de carácter físico, psíquico y sensorial que incluía nuestra conquista del derecho al voto, se limitaba el protagonismo del enfoque médico, igualmente se integraba al entonces Departamento Administrativo de Acción Comunal, a la Secretaria Distrital de Gobierno y a la Secretaria Distrital de Planeación para que desde esa fecha asumieran su misionalidad con la ya reconocida población de personas con discapacidad en Bogotá Distrito Capital.

En este recuento debo enfatizar en los desarrollos sociales suscitados en la ciudad de Bogotá con anterioridad a los sucedidos en la Nación. Me refiero concretamente a que en el año 2004 mediante el Acuerdo 137 se crea el primer Sistema Distrital de Atención Integral para las personas con discapacidad y el 12 de octubre de 2007 con el Decreto 470 se crea la Política Publica Distrital de Discapacidad.

El diseño del plan de acción de la PPDD, la reformulación de esta misma política pública y la consolidación del plan operativo de Sistema Distrital y los planes operativos de los consejos locales forman parte del que hacer de las instituciones por parte de los servidores públicos y, la sociedad civil en cabeza de sus representantes sin embargo y arriesgo en incurrir en apreciaciones subjetivas sesgadas por mis experiencias, principios y creencias personales debo referirme a la realidad actual de los procesos de participación de las personas con discapacidad en su ejercicio de liderazgo y representatividad en el sistema distrital de discapacidad.

El modelo de sociedad propuesto o defendido por cada uno de los gobiernos distritales determinan los desarrollos participativos, así lo evidencia el cumulo de las directivas, decretos y acuerdos distritales relacionados con las personas con discapacidad que efectivamente han proliferado desde el año 2004 hasta el año 2015. Esto se comprueba revisando el marco normativo que en esta edición compartimos con ustedes, la legislación recoge las dinámicas de la sociedad civil interpretadas por los legisladores en este caso los concejales y el poder ejecutivo de los alcaldes mayores.

Así las cosas 29 actos legislativos y/o administrativos de los cuales 2 corresponden a la primera administración del Doctor Antanas Mockus y 1 en cada una de las administraciones de Enrique Peñalosa aclarando que tanto la relación como la gestión para su aprobación fueron realizados enteramente por la sociedad civil y los 25 restantes fueron proferidos en las alcaldías de corte social o de izquierda democrática de “la Bogotá sin indiferencia”, “la Bogotá positiva” y “la Bogotá Humana”.

Es decir durante la primera y la actual administración del doctor Enrique Peñalosa     es notoria la ausencia de marco legal, con deprimento de los procesos participativos resaltados por hechos de connotación publica como la reducción de un cincuenta% del subsidio de transporte, la masacre laboral del inmenso número de personas con discapacidad que fueron contratados en los tres gobiernos anteriores, la expulsión para una gran cantidad de beneficiarios del bono canjeable por alimentos, y la reducción de cupos para las los niños con discapacidad entre otros aspectos de fuerte contenido social, desde los bolardos hasta la actual apatía social demarcan toda una relación “ lacrimógena” con el Doctor Peñalosa.

Otro aspecto a tener en cuenta es el tortuoso o inhóspito ambiente organizacional o clima participativo al interior del Sistema Distrital de Discapacidad donde se ha constituido una especie de sociedad secreta o imposición oscurantista donde se esconden los documentos y toda información que supuestamente es publica, se restringe la participación de la comunidad a diferencia de los gobiernos anteriores donde se motivaba la participación en las sesiones al menos de los consejos locales de discapacidad.

Hoy esta sesión es una puerta cerrada y obstaculizada por una serie de protocolos que desalientan el semillero de nuevos liderazgos y obstruyen el entusiasmo del juego democrático y la participación ciudadana, sumándose a esto las dificultades propias de los representantes que no cuentan con recursos económicos ni gozan de estímulo alguno distinto al de su cuota de sacrificio personal, por eso estas entre otras razones hoy dejan al descubierto un desolador panorama por lo menos para las personas con discapacidad y es que por primera vez en la historia del sistema Distrital de Discapacidad el 50 % de los representantes han desertado o sencillamente ni se presentaron a las pasadas elecciones.

Pautas

PROCLAMA STEREO