Periódico Proclama

icono-facebook  icono-twetter

Consejos locales de discapacidad.

Localidad 4: Consejo Local de Discapacidad San Cristóbal

localidad 4EL DE SAN CRISTÓBAL, UN CONSEJO DE DISCAPACIDAD QUE VA SOBRE RUEDAS E IMPULSADO POR EL IDPAC

Por: JAIME MAURICIO GAITÁN GÓMEZ.

Este mecánico aeronáutico, pensionado de la Fuerza Aérea Colombiana, residente en las cercanías del Velódromo Primero de Mayo, todos los días llega manejando su carro a la Alcaldía Local de San Cristóbal, muchas veces en compañía de su esposa, para servirle a la comunidad en condición de discapacidad de la localidad cuarta, haciendo lo que su vocación de líder comunitario le dicta a su conciencia: orientar y servirle a las cerca de trece mil seiscientas personas que conforman la población en situación de discapacidad de esta zona del suroriente de la capital colombiana.




Muchas de las personas que acuden a la Alcaldía local, lo confunden con uno de los funcionarios y acercándose a él mientras arma su silla de ruedas para hacer ingreso a las instalaciones, le consultan sobre los trámites o la manera de cómo acceder a los distintos servicios ofrecidos por las diferentes instituciones distritales relacionados con la discapacidad.


Raúl Ávila, desde hace doce de sus dieciocho años de los que ha vivido en condición de discapacidad física como consecuencia de haber recibido un disparo en el marco de su labor en la FAC, fue al lado de connotados líderes como Jorge López y Teresa pinto De Estrella quienes viven discapacidad visual, personas que impulsarón la creación del consejo local de discapacidad (CLD) de San Cristóbal, se enfatiza que la gestión en el consejo, la ha llevado a cabo para beneficiar a toda la población con todo tipo de discapacidad y comenta que “no ha sido fácil”, pues como resalta, “ganarse los espacios como oficinas o algunos salones para hacer las reuniones, no se lograba y no se encontraba respaldo”, al punto que en los primeros meses, las personas que tuvieron la iniciativa de formarlo, se citaban en el parque, La Serafina.

Gracias a la tozudez, fueron ganando espacios, siendo el hospital de San Cristóbal, la entidad que en primer lugar, los acogió hasta cuando no hubo en donde dejarlos hacer las reuniones por la falta de disponibilidad de recintos, teniendo que hacer uso de los salones comunales e incluso, “teniendo que reunirnos en mi casa, como apunta para recalcar la manera como se presentaron múltiples inconvenientes como resultado del desconocimiento de las necesidades de constituir el consejo por parte de los funcionarios locales.


Solo porque don Raúl había estado permanentemente asistiendo a la Alcaldía para atender las necesidades de las personas con discapacidad, las autoridades locales advirtieron la necesidad de contar con el consejo de discapacidad local(CDL), facilitándole al naciente consejo, reunirse en el auditorio de la Alcaldía, desde cuando se pudo programar que en ese lugar, el primer viernes de cada mes a las ocho de la mañana, se llevaran a cabo las reuniones mensuales, siendo en principio, para tener un lugar en el que se pudiera atender a la comunidad.


Gracias a un proyecto desarrollado por la oficina de focalización de la Alcaldía Local, don Raúl pudo contar con un reconocimiento económico durante la vigencia del mismo, que fue por un periodo de ocho meses, por medio del que se hizo el manejo y la focalización de la problemática de la comunidad con discapacidad y sus cuidadores en la localidad.

Una de las dificultades para poder realizar las reuniones, era la accesibilidad, pero gracias a la gestión llevada a cabo por el consejo ante los distintos alcaldes locales a lo largo de estos doce años, las instalaciones de la alcaldía han sido dotadas de rampas, baños accesibles y otras facilidades.

Antes de entrar en funciones el consejo local, en San Cristóbal no existían proyectos que beneficiaran a la población con discapacidad de este sector capitalino, según comenta don Raúl, pudiéndose rescatar como logros del mismo, un proyecto relacionado con la creación de la escuela de formación deportiva para personas con discapacidad, otro relacionado con el apoyo a niños con parálisis cerebral de cero a catorce años, el que tiene que ver con el bono alimentario, capacitaciones en sistemas, para la conformación de microempresas, entre otros, todos ellos con presupuestos asignados por la Junta Administradora Local (JAL) y ejecutados por la Alcaldía.

Consultado don Raúl por las dificultades, menciona que luego de cada una de las elecciones de representantes del sector civil para la conformación del consejo, pasado el primer mes, quienes resultan electos, esperan recibir alguna remuneración, pero al notar que se trata de un cargo de representación no remunerado, la deserción es grande, quedando dos o tres representantes, haciendo que se pierda legitimidad, siendo esto una fehaciente muestra de la falta de compromiso, factor que se repite en algunos consejos locales.

<Don Raúl siempre ha insistido a los consejeros que se mantienen, que cumplan con lo determinado en el Acuerdo 137 en cuanto a la presentación de los respectivos informes de gestión, materia en la que no existe suficiente destreza o capacidad, lo que se refleja en la falta de información adecuada relacionada con los logros individuales, para que se pueda determinar la eficiencia de cada consejero y si cada uno de ellos está “sirviendo o no”, según él comenta, pues no cree que la función de cada representante sea tan solo documentada con las firmas de asistencia, sino que se debería sustentar con los respectivos informes, siendo la falta de ellos, una notable deficiencia.

En definitiva, concluye que los objetivos de los consejos locales de discapacidad, es dar cumplimiento al Acuerdo 137, siendo implícito, el servicio a la comunidad con discapacidad, asegurando que “quien no cumpla con este, no debe ser parte de un consejo local de discapacidad”.

“No saber hacer seguimiento a un proyecto, no sentarse a ser parte de una mesa de trabajo o formular un propuesta, son falencias y muchas de las personas que se hacen elegir para ser parte de un consejo, no tienen ni idea de estos temas, por fortuna como Raúl Martin Ávila todas y todos los consejeros que hoy participan exitosamente en los consejos locales y distrital de discapacidad vienen avanzando en su cualificación desde la subdirección para el fortalecimiento de las organizaciones sociales del IDEPAC que es motor fundamental de los procesos de participación ciudadana en esta Bogotá positiva ”.

Pautas

PROCLAMA STEREO