Periódico Proclama

icono-facebook  icono-twetter

Mesa de Comunicaciones, Inclusión y Discapacidad

Comportamiento en sociedad

comportamiento en sociedadPersonas con discapacidad y las normas de etiqueta para tener en cuenta. Mucho que aprender sobre el desempeño en la vida social para personas que viven condición de discapacidad.
Normas de comportamiento en comunidad. Una experta en protocolo y etiqueta escribió sobre el tema en El Tiempo diario de Colombia.


Todo ser humano tiene derecho a las mismas oportunidades, de manera que depende de cada persona los éxitos que lleguen y logre en su vida y en su mundo profesional.


En el ámbito laboral es una máxima el permitir a quienes poseen algún impedimento acceder a puestos y desempeñar cargos de responsabilidad.


Sin embargo hace falta ponernos en el lugar de estas personas para saber actuar con prudencia y sensibilidad.
Me refiero además del comportamiento adecuado que se debe seguir, a la responsabilidad que deben sentir quienes construyen y diseñan espacios para que los tengan en cuenta en su labor.
Al respecto, me llega la siguiente consulta:
"Soy una profesional en mi área y como tal, participé en un concurso internacional para un cargo.
"Salí elegida, viajé y al llegar al destino previsto, tuve la primera entrevista con quien sería mi jefe. Él al verme en silla de ruedas, me dijo: "¡Uy! yo no sabía que usted era así, perdóneme", y se fue dejándome atónita.
"Sobra decir que hasta ahí llegó todo. Me vi obligada a regresar aterrada. Me gustaría conocer su opinión sobre esta situación.
Manuela


Discapacitados hay de varios tipos, los que padecen de un problema físico, como son los ciegos, los sordomudos y los que poseen discapacidad intelectual.
En algunos casos una misma persona puede sufrir de dos limitaciones al mismo tiempo y como tal requiere de mayor comprensión, respeto y consideración.
Siempre tienen prioridad, lo que significa que además de permitirles ingresar y salir en primer lugar de cualquier sitio, también se les debe ayudar en el caso de que no tengan quien los acompañe.
En cuanto a la adecuación física, es necesario prever situaciones para facilitarles el desplazamiento y su ubicación en toda ocasión, tanto en lugares públicos como en empresas y sitios de trabajo.
Por ejemplo, a los ciegos se les debe permitir ingresar con sus perros que hacen de lazarillos, y al respecto es preciso informar a las personas a cargo de las recepciones de los establecimientos para que lo sepan y lo permitan.


Al ubicarlos es aconsejable que sea cerca de los baños, puertas, ascensores, y en fin, que todo les quede lo más cómodo posible, y en especial, que sientan que se les ha tenido en cuenta con respeto.
Así se habrá contribuido a que ellos pasen desapercibidas o por lo menos a que no llamen la atención. Se trata de evitarles las incomodidades.
Me ha sorprendido ver en las universidades a profesores ciegos que se desplazan con gran dificultad por falta de adecuación de los pasillos y salones de clase.
También, a alumnos llevando en brazos a un compañero discapacitado, debido a que las instalaciones no poseen la adecuación respectiva.
Se entiende que es costoso adecuar estos espacios para que se desplace una silla de ruedas, colocar las chapas de las puertas y demás muebles a la altura requerida.
Sin embargo, ya es hora de que nos pongamos a la altura de esta realidad para permitir que su incorporación a la vida cotidiana, se lleve a cabo de la manera más natural y exitosa posible tanto para ellos como para los demás.


Es una simple norma de etiqueta ambiental el que las aceras, las calles, los hoteles, los restaurantes, los cines, los supermercados y cualquier auditorio tengan la adecuación requerida para los limitados.
Ojalá esa sea una realidad que pronto empiece a vivirse en nuestras ciudades.
Diana Neira Consultora de Imagen
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Contenido publicado en El Tiempo punto com

Pautas

PROCLAMA STEREO