Periódico Proclama

icono-facebook  icono-twetter

Editoriales

No solo de concreto construye la mujer y el hombre Editorial Diciembre - Enero 2010 - 2011

dic-ene-2010-2011No solo de concreto construyen la mujer y el hombre

Por: Nelson Julián Villamizar
Alguna vez por falta de luz o alguna falla mecánica ha sido preciso subir por las escaleras de algún edificio para realizar cualquier gestión o visita necesaria, entre piso y piso los descansos entre le serie de escalones o pisos intermedios dan un respiro o sensación de distensión, permiten evaluar en qué piso nos encontramos cuantos faltan por subir, cuantos ya hemos ascendido, hacemos cálculo sobre los escalones, es como esos pares

o altos en el camino que permiten reflexión o evaluación, este puede ser el caso de los días festivos de fin y principio de año, podemos sopesar lo recorrido, proyectar el devenir, medir las metas y establecer las nuevas.

Podemos rememorar a nuestro motivador Henry Román Cruz. Quien afirmaba que este será “el primer año del resto de la existencia” e invitaba a vivirlo como el más pleno de entusiasmo y armonía para vivir lo mejor en un continuado eterno presente, renovado permanentemente en continuada actitud positiva donde las dificultades o difíciles situaciones del entorno y nuestro firme propósito de proseguir, sus consecuentes decisiones y acciones conducentes sumando en ese acumulado de experiencias y saberes que siempre dejan tras de sí, etapas, recuerdos y experiencias en un proceso evolutivo individual subjetivo, o colectivo por coincidencias de lugares fechas y hechos comunes.

En el hoy de todas y todos los coincidentes de este Distrito Capital es lugar común los trancones, las incomodidades, las construcciones a diestra y siniestra, como costo personal y general que debemos asumir quienes pretendemos una ciudad mejor y más moderna, donde el constructo no solo debe ser de tierra varillas y cemento, pues la edificación de esa mas evolucionada sociedad implica el derribamiento de viejos paradigmas, el romper antiguas bases para continuar construyendo sobre lo construido, nuestros pensamientos y emociones pueden obstruirse circunstancialmente pero una vez superado el atasco fluyen vertiginosos y cada vez mas empoderados.

Iniciamos el primer escalón o primer año hacia una de esas tantas metas que en conjunto son la invitación en este seriado de nuestras vidas esta allí, delante en el más cercano 2020 para nuestra población singularmente significativo, solo a unos cuantos escalones más de la fecha límite para finalizar la construcción de nuestras políticas públicas en la edificación de mayores y mejores oportunidades, posibilidades, realidades o circunstancias, con un punto intermedio que igualmente es común, pero esta vez para la totalidad de los habitantes del planeta y es el cumplimiento de otra meta definida por los objetivos del milenio.

La Organización de las Naciones Unidas igualmente facilita los planos de esta concreción, la convención de nuestros derechos humanos que aporta los lineamientos o directrices fundamentales para esta construcción colectiva en la que aún está por definirse el compromiso la voluntad política y “la mano de obra” del Gobierno Nacional; porque en el territorio Distrital ya nos venimos adelantando, desde el 12 de octubre de 2007 fecha en que la Alcaldía Mayor acoge el clamor y formulación desde nuestra población consignándola en el trazado, croquis diseño o manual de construcción que es el decreto 470 con su consecuente plan de acción que entre todas y todos debemos proseguir.

Bien claro debe estar que el overol no solo debe ponérselo los otros, o la pica y la pala no solo la deben esgrimir los otros, que las tareas y los esfuerzos no solo la deben realizar los otros, que la nueva sociedad que estamos construyendo no solo la van disfrutaran los otros, pues como dice el adagio popular el que quiere celeste que le cueste y a esta obra comunitaria debemos aportarle nuestra capacidad constructora, nuestro entusiasmo personal, nuestra voluntad creadora y toda la decisión e iniciativa indispensable para que en la ingeniería, en la infraestructura, en las superestructuras y en todos sus acabados haya siempre un espacio y un momento para nuestro retoque personal.

En esta común misión, nuestras fortalezas y destrezas debemos seguirlas desarrollando y demostrando, en ese proceso continuado hacia el progreso integral, accediendo a mayor capacitación y por tanto mayor cualificación para que nuestra mano de obra cada vez más calificada garantice la buena construcción de ese mejor futuro tan anhelado por todas y todos y que es donde habitaremos el resto de nuestras existencias, ascendiendo los escalones de la pirámide social escalando desde nuestras básicas necesidades fisiológicas satisfaciéndolas haciendo las pausas necesarias para evaluar nuestra evolución para llegar a la cúspide de nuestra realización personal y colectiva.

Pautas

PROCLAMA STEREO