Periódico Proclama

icono-facebook  icono-twetter

Editoriales

Entre ideotas e ideologías Editorial Enero - Febrero 2011

ene-feb-2011Entre ideotas e ideologías

Por: Nelson Julián Villamizar
Absurdo seria intentar sondear el universo del pensamiento humano cuando se ha tratado en inmensas enciclopedias, tremebundos tratados y mucho menos lo conseguiríamos en pocos renglones como sucede en este caso, sin embargo en aras de un ejercicio de aproximación y haciendo la salvedad que con gran dificultad por mis escasos conocimientos y mínima fluidez intelectual y literaria, lo que me inspira es simplemente compartir algunos conocimientos como sencillos aportes a quienes

pretenden informar o comunicar libremente, o a quienes desean continuar sus procesos de evolución mental para lograr un mejor posicionamiento ante sí mismos, ante los devenires de los hechos y las circunstancias, es decir, ante los avatares de la vida y su toma de decisión como epicentro de sus particulares entornos y realidades.

Para esta aventura tomare como contexto el de la población a la que me debo, que viene desde la eliminación física por ser anticuerpos en sociedades guerreras o como supuesta ofrenda a los dioses, y que en sucesivos momentos de la historia con intermitencias ha pasado de ser un eufemístico regalo divino en forma de “arcángeles” a nuestros hogares como prueba de amor, templanza o sacrificio para garantizar el transito al cielo, cuando no como castigo por pecados actuales o antepasados adornando unas veces y desencantando otras tantas en un marco de mitos y leyendas.

Lo cierto es que formamos parte de los sectores más vulnerables que hoy se debaten por no ser más vulnerados, si aplicamos los índices de desarrollo humano (IDH) como son: 1° longevidad o expectativa de vida, 2° acceso y disfrute de los servicios, como: educación, salud, recreación, cultura y las oportunidades productivas o laborales en un conjunto correspondiente a la calidad de vida. 3° disfrute del Producto Interno Bruto (PIB) por ingresos Per cápita (por cada uno) frente al índice de precios al consumidor (IPC) o valor real o adquisitivo del dinero, reflejado esto en la autonomía y factores para la sostenibilidad o progreso individual con sus correspondientes ecuaciones y variables, tomando las cifras básicas de censos y estadísticas.

Siempre encontraremos como resultado en estos gráficos, panoramas o cuadros, indicadores que denuncian la postración y la miseria característica en nuestra población, como reacción, algunos promueven al menos el alcance de los mínimos vitales, los profesionales plantean alternativas de solución, pero ahora como nunca es imperativo con estilos y métodos si se quiere elementales o burdos para los doctos, que abordemos y profundicemos en las raíces de los modelos de desarrollo que desnudaran causales de inequidad e injusticia latentes en nuestra población.

Hace pocos años formábamos parte de los inventarios de los técnicos y profesionales de la salud, estamos logrando sacudirnos de ese lastre y estamos avanzando de ser sus pacientes a ser pacientes ciudadanos y ciudadanas que reivindicamos nuestros derechos, desde entonces se crearon y aun se mantienen grupúsculos de poder muy eficientes y efectivos para sus intereses, reforzados por burócratas y tecnócratas provenientes de los diversos sectores de la institucionalidad, muchos de ellos al servicio o parapetados en conocidas elites y todopoderosas organizaciones no gubernamentales.

Ofician como intermediarios entre la voluntad política, la inversión pública y los verdaderos destinatarios, apropiándose y detentando en sus pocas garras las oportunidades, las posibilidades y los bienes que originalmente eran para nuestra población, esta superior casta de los privilegios revestida del supremo sacerdocio habla al oído de los directivos institucionales, a los secretarios del despacho y obviamente a los alcaldes que subyugados por sus artilugios y sortilegios desfilan en la sucesión de periodos y esperanzas fallidas, sin embargo y por fortuna también están los servidores del propósito superior que siendo funcionarios públicos o de la sociedad civil promueven nuestra emancipación.

Las pobrezas, culturales, ideológicas, sociales y económicas, entre otras también corresponden a los diversos factores de desarrollo en los que debemos involucrar la filosofía, la economía política, y la evolución de los saberes, como constitutivos del modelo de sociedad más acorde con la democratización y auto construcción, mediante los procesos participativos que aún están por evolucionar y que vienen fortaleciéndose en los últimos siete años y que deben proseguir salvaguardándonos de ideotas derechosas, utilitaristas o neoliberales, para los que seguiremos siendo discapacitados, profundizando en ideologías progresistas a favor de nuestro desarrollo integral humano.

Pautas

PROCLAMA STEREO