Periódico Proclama

icono-facebook  icono-twetter

Editoriales

A UN CON PALOS EN LA RUEDA, VA JUGANDO Y VA RODANDO, VA JUGANDO Y VA RODANDO No.073

Por: Nelson Julián Villamizar

 

imagen EDICIÓN No73

 

Entrabar un proceso, poner toda clase de obstáculos, acudir a toda clase de argucia, ha sido la constante en las prácticas torticeras, empleadas por quienes tradicionalmente han mantenido el poder y los recursos públicos como parte de su patrimonio personal, entorpeciendo la buena marcha del modelo de sociedad  planteado por la Bogotá Humana y el cumplimiento de un Plan de Gobierno, expuesto y defendido, en medio de las condiciones igualmente adversas en que se desarrolló la campaña electoral del año 2011, que triunfó, a pesar de las mafias de las castas dominantes, los carteles de la contratación y en general, los sectores retardatarios de nuestra sociedad, aupados por los grandes medios de comunicación, proclives  a la injusticia e inequidad que patrocina sus multimillonarios intereses.

 

Antes de posesionarse Gustavo Petro en la Alcaldía Mayor, esta horda, infame articulada y en absoluta complicidad sin fronteras ideológicas, ni mucho menos éticas, esgrimían sus nefastas armas y ponían en funcionamiento sus tremendas maquinarias de sometimiento, para detener el paso de la historia, desde entonces, son celebres y repetitivas sus calumnias e injurias, una de las primeras, cuando al dar unas declaraciones, sobre la entonces futura administración y recuperación de las empresas de servicios públicos, como propiedad del Distrito y patrimonio de la ciudadanía Bogotana, con artimañas financieras, como acaparar las acciones, con la resonancia manipuladora de las emisoras, canales de televisión y rotativas mercenarias, lograron bajar  estas acciones en la bolsa de valores acusando a Petro de una supuesta depreciación y detrimento del erario público, amenazándolo con cárcel y sanciones que impedirían su posesión y juramento como Alcalde.

Patética y evidentemente, el más reciente ataque proveniente de los intereses de la empresa privada, defendidos por la Superintendencia de Industria y Comercio, demuestra con toda claridad, la terrible lucha, entre el arcaico modelo de sociedad reinante y la alternativa que hoy presenta la Bogotá Humana, en la concepción progresista  de una nueva manera de administrar el estado y el relacionamiento social en su interior que hoy propone Gustavo Petro.

Se trata del capitalismo en su versión más salvaje como lo es el Neoliberalismo, que en una síntesis, si se quiere simplista o demasiado sencilla, equivale a que el Estado se reduce a su mínima expresión  y la prestación de sus servicios a la ciudadanía, se entrega a los particulares, para que exploten o usufructúen el bien público y prevalece la propiedad privada sobre el interés general y así mismo unos pocos son los dueños de los grandes medios de producción, distribuyendo las utilidades de sus negocios entre sus propietarios.

La otra versión es de los humanistas progresistas conocida como socialismo del siglo XXI, donde el Estado asume la prestación de sus servicios y cualquier utilidad se redistribuye entre la ciudadanía o usuarios, bajando costo y aumentando cobertura y calidad, en conclusión la sedicia y odio desproporcionado  con que las derechas y sus aparatos de poder, hoy castigan a nuestro Alcalde Mayor, es ni más, ni menos, que por estar cumpliendo con el mandato de la mayoría de la ciudadanía bogotana, que le ordeno defender y fortalecer lo público, como está claramente consagrado en el tercer eje del Plan de Desarrollo de la Bogotá Humana.

En estos dos escenarios las personas con discapacidad, correspondemos a dos dinámicas igualmente diversas, para los capitalistas, generalmente por su modelo de pensamiento no somos productivos y es el Estado asistencialista, los clubes de caridad, las damas voluntarias o la religiosidad y las Teletones, quienes abordan nuestra temática social, en cambio en la Bogotá Humana, como nunca el modelo social se ha venido abriendo paso, cumpliendo con el mandato popular de construir una sociedad que supera la segregación y la discriminación, igualmente exigido así por su Plan de Desarrollo, por esto como nunca podemos hablar de la inclusión en todas las áreas, instancias, dependencias, entidades y dimensiones de lo público y sus políticas en el Distrito Capital, un solo ejemplo es el significativo número de empleados o contratistas con discapacidad, hoy sirviendo a la ciudadanía desde las Secretarías e Instituciones del Distrito, que pese a los palos en la rueda, igualmente también van jugando y van rodando.

FRASE CELEBRE

“Los hombres pueden hacer leyes para poner trabas y obstaculizar la votación, pero no pueden impedir o retardar el crecimiento y la maduración de nuestra conciencia”

―Booker T. Washington

Pautas

PROCLAMA STEREO