Periódico Proclama

icono-facebook  icono-twetter

Editoriales

LOS PERROS DE ESTA GUERRA, LE SEGUIRÁN LADRANDO A LA PAZ

 

 

 

Por: Nelson Julián Villamizar

El pueblo colombiano pronuncio su veredicto como un mandato por la paz y reafirmo este propósito por los próximos 4 años, la población de personas con discapacidad no es ajena a este proceso, lo comprueban los millares de personas con amputación y lesiones permanentes por la confrontación armada que agobia nuestro territorio nacional hace más de 60 años, incluidos en estas estadísticas aún por determinar personas con discapacidad provenientes tanto de los actores directos de la guerra como de las víctimas  inocentes de los diversos bandos de esta lucha fratricida, entre ellos las guerrillas, los paramilitares o bacrim y las fuerzas armadas del Estado.

Los defensores y auspiciadores de la continuidad de este conflicto lamentablemente también se cuenta por miles, recordando la obra de Frederick Forsyth “Los perros de la guerra”, que en esta narración menciona solo algunos aspectos del terrible negocio de la muerte, que en nuestra Patria, también ha sido descrito por otros tratadistas y defensores de Derechos Humanos,muchos de ellos asesinados por sus denuncias, sin que aun realmente nuestro pueblo haya vislumbrado la tétrica realidad que subyace en el cruel trasfondo de los corrompidos intereses  de quienes a cambio de sus mezquinas utilidades  pretende persistir en este frenético derramiento de sangre.

Esta tenebrosa cadena va desde los negociados con la compra de uniformes, morrales, votas, municiones, armamentos, aeronaves,automotores, embarcaciones, aparatos para las comunicaciones, otras tecnologías  y toda clase de pertrechos multimillonarios,  pasando por el montaje de los siniestros ejércitos paramilitares hoy bacrim o bandas criminales, hasta el sistemático genocidio de los detractores de esta cruel barbarie  como sucedió con la Unión Patriótica y sigue sucediendo con las lideresas y líderes sindicales, campesinos, estudiantiles e intelectuales izquierdistas o los despiadados “falsos positivos“donde se intercambiaron miles de vidas humanas por estímulos económicos o asensos.

Las fuerzas militares de nuestro País proporcionalmente son las más numerosas y mejor dotas después de la de los Estados Unidos y el Brasil, tradicionalmente  han estado al servicio de  los detentores del poder,  defendiendo los intereses de  los empresarios,  que  venden y compran todo incluso las conciencias y las vidas humanas, también al servicio de los terratenientes que acumulan las grandes extensiones de nuestros campos cada vez más desolados o abandonados por acción de sus maquinarias desplazadoras, igualmente al servicio de los políticos que prefabrican las normas y las leyes, que lo permiten todo, de acuerdo a las manipulaciones, interpretaciones acomodaticias o tergiversaciones, gobernando para el favorecimiento de sus clases dominantes.

Las transnacionales también gozan de sus dóciles servicios que aseguran  sus prácticas de usufructo  y depredación, como muy bien lo narro Gabriel García Márquez en “la masacre de las bananeras” a principios del siglo pasado, o la actual extracción  petrolera que para nuestros indígenas representa  el chupar la sangre de la “Pachamama (Madre Tierra)”, con los consecuentes desastres ecológicos similares a los de la explotación carbonífera o peor aúnel saqueo de  las esmeraldas,  platino, oro y otros metales preciosos, donde el ejército  ha estado “siempre listo” para salvaguardar la vida, honra y bienes, pero de los explotadores multinacionales que en esos territorios donde aprovechan las riquezas de nuestra Patria,paradójicamente dejando tristes cifras de muerte, desolación, destrucción ambiental  y miseria.  

En esta feroz tragedia que es la guerra, los grupos insurgentes, también aportan su fatídica historia de vejámenes, masacres y crímenes contra la humanidad, distorsionando así cualquier principio filosófico, político y social o sus valores ideológicos alguna vez románticos y utópicos, hoy extraviados entre sus miserias de secuestro, narcotráfico y guerras intestinas por territorios en que sean transado el ELN y las FARC, que facilita argumentos para su calificativo de “terroristas y enemigos de la Patria”, exclusivo para ellos, pues esta denominación no incluye a los paramilitares, ni a las bacrim  y con el que se han argumentado la destinación en Dólares por billones con b de bastante para una supuesta aniquilación que jamás se ha logrado, ni se logrará.

Los costos de la paz, por altos que sean siempre estarán por debajo de las astronómicas cifras con que se financia la guerra y lo más importante las causas que la originan serán parte de la negociación y acuerdos finales que también serán para el beneficio de la amplias mayorías, los inmensos recursos destinados para la muerte y destrucción se destinarán para la vida y la construcción y  a los  poderosos enemigos de la paz , tenemos que decirles como lo hizo el Quijote “tranquilo Sancho, que si los perro ladran es porque la caravana avanza”.

Frase celebre

“Podemos observar en la república de los perros que todo el Estado disfruta de la paz más absoluta después de una comida abundante, y que surgen entre ellos contiendas civiles tan pronto como un hueso grande viene a caer en poder de algún perro principal, el cual lo reparte con unos pocos, estableciendo una oligarquía, o lo conserva para sí, estableciendo una tiranía”. 

Jonathan Swift

Pautas

PROCLAMA STEREO