Periódico Proclama

icono-facebook  icono-twetter

Editoriales

DE AFIRMAR QUE HAY ACCIONES, HA LAS ACCIONES AFIRMATIVAS Editorial 077

DE AFIRMAR QUE HAY ACCIONES, HA LAS ACCIONES AFIRMATIVAS

Por: Nelson Julian Villamizar

Con relativa frecuencia utilizamos frases o palabras sin profundizar en su significado, una de estas es “Las Acciones Afirmativas”, por ser de tan frecuente uso, en los siguientes renglones procurare aproximación a su esencial contenido, iniciando con la definición de la Real Academia de la Lengua que aclara que este es un verbo transitivo que dice que una cosa es verdad o decirla dándola como cierta, igualmente determina que afirmar es ratificarse uno en su dicho, asegurarse en algo, para estar firme.

En esencia, las acciones afirmativas son iniciativas estatales que dan un tratamiento preferencial a ciertas poblaciones, buscando corregir o compensar las exclusiones que han sufrido en el pasado.

Otra acepción es la conocida como discriminación positiva o acción afirmativa, es el término que se da a una acción que, a diferencia de discriminación negativa (o simplemente discriminación), pretende establecer políticas que dan a un determinado grupo social, étnico, minoritario o que históricamente haya sufrido discriminación a causa de injusticias sociales, un trato preferencial en el acceso o distribución de ciertos recursos o servicios así como acceso a determinados bienes, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de grupos desfavorecidos, y compensarlos por los prejuicios o la discriminación de la que fueron víctimas en el pasado.

El término discriminación positiva o acción afirmativa hace referencia a aquellas actuaciones dirigidas a reducir o, idealmente, eliminar las prácticas discriminatorias en contra de sectores históricamente excluidos como las mujeres, algunos grupos étnicos, preferencias sexuales, raciales y personas con discapacidad.   Se pretende entonces aumentar la representación de éstos, a través de un tratamiento preferencial para los mismos y de mecanismos de selección expresamente encaminados a estos propósitos. Así, se produce una selección “sesgada” basada, precisamente, en los caracteres que motivan o, mejor, que tradicionalmente han motivado la discriminación. Es decir, que se utilizan instrumentos de discriminación inversa que se pretende operen como un mecanismo de compensación a favor de dichos grupos.

Aunque en Colombia pueden existir ejemplos de acciones afirmativas desde antes de la promulgación de la Constitución Política de 1991, es en esta Carta Magna en donde las medidas de este tipo cobraron plena relevancia. En el Artículo 13 se destaca la responsabilidad que tiene el Estado Colombiano de promover las condiciones para que la igualdad sea real y efectiva, así como la de adoptar medidas a favor de los grupos discriminados o marginados como históricamente ha sido el caso de las personas con discapacidad. Otros ejemplos son el Artículo 43 que hace referencia a la igualdad de derechos entre mujeres y hombres, y al deber del Estado de proteger a la mujer y apoyar a las madres cabeza de familia; el Artículo 47 que se refiere a las políticas de prevención, rehabilitación e integración social de personas con discapacidad; y los Artículos 171 y 176 por los cuales se crean circunscripciones especiales para garantizar la representación de minorías étnicas en el Congreso.

También es una medida de acción afirmativa la llamada Ley de Cuotas, adoptada desde el año 2000, que ordena que las mujeres deban ocupar el 30% de los cargos de toma de decisiones en las tres ramas del poder público. El caso colombiano difiere de las leyes de cuotas de otros países de la región en los que se reserva espacios para la mujer en las listas de candidatos de elección popular con diferentes porcentajes de participación.

En esta Bogotá Humana el reto en beneficio de nuestra población es lograr que el 3% de los cupos laborales requeridos por el Distrito Capital o su Gobierno Distrital, para su funcionamiento sea ocupado por operarios técnicos y profesionales de la población de personas con discapacidad, este compromiso afirmado en su plan de desarrollo se encuentra muy lejos de ser alcanzado y como dice el viejo adagio: “Del dicho al hecho hay mucho trecho” y tan solo restan 14 meses para avanzar de afirmar supuestas acciones a llegar a las auténticas acciones afirmativas.

Pautas

PROCLAMA STEREO