Periódico Proclama

icono-facebook  icono-twetter

Editoriales

DE CAVILAR A CABILDEAR

 

Por Nelson Julián Villamizar

“Coadyuvar a profesionalizar la actividad del Cabildeo como una herramienta en el proceso de la Comunicación Social y Organizacional”. Hernán Cortes.

El cabildeo se ha utilizado en diferentes dosis y en diferentes épocas de la evolución de las sociedades, cabildear es un verbo que deriva del sustantivo cabildo, el concepto está relacionado con la participación de la sociedad en los asuntos públicos. El cabildeo ayuda a dinamizar los procesos de toma de decisión política y sobre todo en las relaciones públicas, entre otros mecanismos de gestión, el cabildeo logra que un número mayor de organizaciones y grupos representativos de la sociedad participen en dichos procesos; en ese sentido, el cabildeo promueve la democratización de las decisiones públicas.

hoy es bueno que recordemos que nuestra patria en su etapa Republicana se inicia en un cabildo, siendo su producto específico o documento histórico el Acta de Independencia, según cuentan los historiadores, los criollos fueron al almacén de Llorente a pedirle prestada una pieza. Algunos dicen que fue un ramillete, otros un farol y otros un florero, con el fin de adornar la mesa de Antonio Villavicencio. Llorente se resiste porque dice que la pieza está maltratada y en mal estado. Se arma el tumulto y se convoca a un cabildo abierto poniéndose en sintonía con lo que ocurre en las otras provincias de la Nueva Granada y lo que ocurre en las otras colonias españolas.

Siendo necesario definir la figura del cabildo, tenemos dos versiones, por una parte la antigua, el cabildo cerrado o mejor llamado Concejo Municipal, institución que estaba compuesta por alcaldes, regidores y otros oficiales. Por otra, el cabildo abierto que derivado de su propio nombre compromete la participación de las autoridades de la ciudad al mismo tiempo que la de los habitantes de la misma; El cabildo abierto es un mecanismo de participación política establecido por la Constitución colombiana de 1991, con el fin de ampliar los límites de la democracia representativa mediante la participación comunitaria a nivel local dando lugar a que grupos sociales tengan posibilidades de participar en las decisiones que afecten su vida cotidiana.

Retomando la figura del cabildo abierto como mecanismo de participación ciudadana, se le  otorga en su marco normativo la fuerza de ley de la que careció durante el período colonial y republicano previo, el cabildo abierto hoy se erige como un mecanismo de participación política que posibilita a la sociedad colombiana un medio de intervención directa en la toma de decisiones, en el horizonte de la corresponsabilidad ciudadana y de mayor acercamiento entre los actos de los representantes y la voluntad de los electores.

Bien claro debemos tener que no lograremos la totalidad de nuestras búsquedas sociales en un solo cabildo con el Alcalde Mayor, sus secretarias, secretarios y de más directivos de las entidades distritales, que ojala asistan cumplidamente, al menos las y los más comprometidos con vacíos y deficiencias, evidenciados en la todavía incipiente aplicación de la política pública de discapacidad en el distrito, este primer cabildo de las personas con discapacidad, cuidadoras, cuidadores, sus familias, representantes de organizaciones sociales, técnicos y profesionales afines y el gobierno distrital de la Bogotá Humana, puede ser un significativo acto simbólico que deberemos rescatar como punto de partida de un nuevo ciclo histórico.

Atrás quedan 7 años de escarceos y devaneos plagados de múltiples documentos técnicos y maratónicas matrices que aún están por reflejarse en hechos ciertos y acciones afirmativas que para muchos de nuestro tecnócratas y burócratas simplemente se circunscribe a unas determinadas actividades para “mostrar” y hacer creer que se está haciendo, dando vueltas y vueltas entorno a los mismos temas y “activismos” que en sí mismo constituye el “circulo vicioso” que ya debemos romper, dinamizando la nueva etapa en la ruta de los restantes 6 años de verdadera, efectiva y exitosa aplicación de la P.P.D.D. en toda nuestra ciudad y sus 20 territorios.           

Todas y todos estamos cavilando acerca de nuestro mejor futuro, como sempiterna tarea de nuestra condición humana, nuestras realidades y necesidades exigen la consolidación de los sueños, propósitos, marcos normativos y líneas base para que en los meses que aún faltan de esta Bogotá Humana, las metas específicas para mejorar los indicadores del desarrollo humano de nuestra población queden incluidos y bien determinados en cifras (cobertura e inversión),  responsables y  cronogramas para la ejecución de planes, programas y proyectos que desde este cabildo deberemos proyectar en sus sucesivas jornadas de evaluación y planeación        para la mejor formulación en el próximo plan de desarrollo, donde el ente rector o alta consejería de la población de personas con discapacidad, en la órbita superior de la alcaldía mayor, la subdirección de la población de personas con discapacidad de la secretaria distrital de integración social, la gerencia para la comunidad de personas con discapacidad del  IDPAC y el observatorio distrital de discapacidad como nuevos estamentos de nuestro sistema distrital como logros específicos de este cabildo propicien nuestra continuidad en el tránsito de cavilar y cabildear.   

Al cavilar sobre las limitaciones del espíritu humano, siéntese algo así, como, abatimientos de rey destronado, nostalgias y desfallecimientos del águila alicortada y prisionera. (Santiago Ramón y Cajal). FRASE CELEBRE

Pautas

PROCLAMA STEREO