Periódico Proclama

icono-facebook  icono-twetter

Editoriales

DEL GALEÓN SAN JOSÉ AL GAÑAFÓN DEL “YO NO SE”

 

EDITORIAL 088

 DEL GALEÓN SAN JOSÉ AL GAÑAFÓN DEL “YO NO SE”

 

Por: Nelson Julián Villamizar

El renombre del rico termina con su vida; se recuerda el tesoro, pero no al atesorador. Muy otra es la gloria de la virtud de los mortales que la de sus tesoros.

Leonardo Da Vinci


Por estos días uno de los temas manidos en los medios de comunicación, me permite un comentario, a riesgo de ser igualmente recurrente, que por no conocerlo previamente debo expresar, reitero siendo de elemental perogrullada ante historiadores y críticos políticos que han tratado temas similares y conexos con mayor dimensión, profundidad y alcance  y en mi caso es que el susodicho Galeón lo que contiene o en sí mismo tipifica es el execrable despojo o inmisericorde robo continuado del que ha sido víctima América Latina por el depredador imperio español, que sería un descomunal cinismo pretenderlo consumar 308 años después.

Tal vez suene pueril, pero no comprendo porque en una sociedad donde todo se demanda o pleitea, aún no es conocido que algún abogado de marras haya entablado un proceso por daños y perjuicios que obligue a indemnizar a los empobrecidos países saqueados por los atracadores europeos en un intento de aproximación al igualmente repetitivo discurso de la “verdad, reconocimiento, perdón, justicia y reparación”, entiendo que organismos  internacionales como la ONU, como en algunos casos se dice de la ley no puede actuar retroactivamente o que Estados poderosos se hayan “Blindado” como suelen hacerlo nuestros avezados delincuentes de cuello blanco.

Lo cierto es que para mí ejercicio de reflexión en esta editorial procuro algunas similitudes entre el Galeón que está en el fondo y el trasfondo del gañafón, siendo este último la cornada que da un toro cuando arremete de forma descompuesta sin enganchar al bulto al que va dirigido y para mi construcción si se quiere “seudoliteraria” o traída de los cabellos quiero referirme a símiles que encuentro entre el San José y el “yo no sé”, este último no como la respuesta real frente a un desconocimiento sino como la respuesta infantil que evade una responsabilidad frente a un daño causado.

Así algunos burócratas debidamente apertrechados y anquilosados en los mandos medios intentan evadir su carencia de voluntad política falta de gestión o crasa incompetencia, que les impide cumplir con sus funciones , metas u objetivos misionales perjudicando no solo a los sectores sociales o grupos poblacionales para los que supuestamente prestan sus servicios , sino que también entraban los procesos o lesionan el cumplimiento de los propósitos y mancillan el buen nombre del Gobierno Distrital, dejando a la comunidad en las mismas circunstancias en las que han quedado históricamente quienes desde las orillas de nuestras tierras han visto como se alejan los galeones cargados con los sueños y las posibilidades.

Estas comunidades empobrecidas tanto por  sus difíciles condiciones, socavadas con frustraciones y desengaños, exigen hoy respuestas políticas, técnicas y administrativas más eficientes y efectivas, no más dilaciones, no más distractores, no más evadir responsabilidades, ya son suficientes 8 años de política pública fallida, las actuales circunstancias exigen su inmediata evaluación para determinar sus líneas base y así mismo definir los nuevos indicadores a superar en esa dinámica de progresión que obliga al estado social de derecho y que más allá de los estilos o modelos de gobierno afirmativamente compromete al Distrito Capital.

Esta evaluación es igualmente exigible para cumplir con el Acuerdo 561 de 2014 que obliga la incorporación de la Política Publica Distrital de Discapacidad en el próximo Plan de desarrollo, que pronto las ciudadanas y ciudadanos deberemos formular en los encuentros ciudadanos y demás espacios de planeación participativa, so pena de la cascada de acciones de tutela y no contra el actual gobierno, bastante mal trecho por la mediocridad de quienes en el nuevo Gobierno tendrán que dedicar gran parte de su tiempo a proyectar las respuestas y demás documentos para justificar su inoperancia matizando con el “yo no sé” que va desde el “yo no sé” cuántas y cuantos somos las personas con discapacidad en Bogotá hasta el “yo no sé” cuanto es el auténtico presupuesto para lograr las metas pasando por el “yo no sé” de los responsables con sus tiempos y movimientos con bases financieras tanto para el plan de acción de la PPDD como del plan operativo del Sistema Distrital de Discapacidad que todas y todos si sabemos han sido flagrantemente transgredidos o sínicamente incumplidos.  

Lo que la comunidad también si sabe es que deben mantenerse en alerta permanente desde ya hasta el último día previsto para la ejecución del plan de desarrollo de la Bogotá Humana junio de 2016, exigiendo el inmediato cumplimiento de la Directiva 010 para hacer cumplir nuestra inclusión laboral en el 3% de los cargos del Distrito esquivando las  irresponsabilidades, postergaciones y demás jornadas con que pretenden ensartarnos con el gañafón del “yo no sé” conservando las oportunidades en nuestro derechos ya alcanzados así como el Estado colombiano también tendrá que conservar las riquezas del Galeón de San José.

Pautas

PROCLAMA STEREO