Periódico Proclama

icono-facebook  icono-twetter

Editoriales

Editorial 092 Si o No y punto

SI O NO Y PUNTO

 

Por: Nelson Julián Villamizar

Entendiendo que el asunto más importante en los próximos días y talvez más trascendental en los últimos  50 años, es el actual proceso de paz, o mejor aún la ratificación o respaldo al mismo que todas y todos tendremos ocasión de expresar mediante nuestro voto afirmativo votando por el o en su defecto negativo  votando por el NO, los que estén en contra con las tremendas consecuencias que en cualquiera de los dos casos genere el resultado final del Plebiscito que en términos coloquiales o si se quiere simplista de estar a favor de la paz que actualmente se concerta en la  Habana  entre los voceros del Estado Colombiano y los representantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Farc o negar lo actuado votando por el NO, marcará  la diferencia en el destino de nuestro País y en la destinación de sus recursos o la inversión pública.

Así de manera escueta o si se quiere prosaica arriesgo de incurrir en una postura maniquea debemos adentrarnos en la tremenda responsabilidad que implica tomar una decisión definitiva en favor o en contra de la paz, si queremos intentar alcanzarla, si la propiciamos, si la buscamos como un propósito superior o no queremos intentar ningún cambio, no deseamos albergar ninguna esperanza, no respaldamos los acuerdos por la paz, en términos claros y específicos solo estamos ante el SI  o ante el NO, es nuestro poder para elegir lo positivo o lo negativo.

Pocas veces la vida nos da la oportunidad de abrir o cerrar esta virtual puerta para que ingrese una nueva luz o se mantenga esta vieja oscuridad que durante más de 60 años ha ensombrecido  nuestra Nación, si existen indecisiones o para que no hayan dudas, lo mínimo que deberíamos hacer  con actitud con c de Colombia y aptitud con p de Patria, apenas responsablemente  es informarnos, documentarnos, es darle argumentos a nuestra mejor decisión, por fortuna no hay espacios para los abstencionistas, indecisos, ni tibios, pero el peligro sigue estando en los perezosos.

Gente pusilánime que deja que otros tomen las decisiones y que regularmente tienen la desfachatez de criticar o lo que es peor culpar a los demás por sus propias mezquindades o negligencias, en este caso solo tenemos 2 caminos el del bien o el del mal y discernir sobre cual es cual, hoy es más fácil que nunca, por más  subterfugios, arandelas o pretextos que pretendan inventar, la realidad y la verdad son evidentes como nunca y por fin en nuestro País, podemos saber quién es quien por su bondad o por su maldad y es que los sentimientos están siendo reflejados por sus comportamientos.

Así la consabida oración “perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden” se hace palabra viva o toma forma en el perdón y en los actos de buena fe de quienes respalden el SÍ, por lo contrario la sed de venganza y el odio tan característicos en aquel que vociferó “Estoy muy berraco con usted, si lo veo le voy a dar en la cara, marica” expresan el talante pendenciero  y carácter camorrero del señor de la guerra que desvergonzadamente pugna por el NO, invitando a quienes lamentablemente lo secunden a mantener  a Colombia ahogada en sangre.

Y es que la paz no debe ser una farsa o representación hipócrita  con palmaditas o saluditos en la Misa Dominical, para luego salir con la intención de aplastar al contendiente, negando toda posibilidad a la reconciliación, por esto no podemos negar la posibilidad al dialogo, la capacidad de concertación, comprendiendo que por encima de cualquier consideración la paz siempre es más barata y que esos inmensos excedentes financieros que resultarán luego de terminar la guerra estarán disponibles para que el Gobierno Nacional, todos los Ministerios y administradores regionales, cuenten con más recursos para invertir en el desarrollo de nuestra sociedad.

El compromiso con el progreso integral debe ser individual cada quien en su respectivo metro cuadrado debe asumir su condición de promotor del anhelado mejor futuro para esas generaciones que reconocerán y agradecerán la inteligencia de quienes elegimos el bien, en lugar del mal, porque las mentes torpes y obtusas no encuentran alternativas de solución y su salida a las encrucijadas siempre será matar y destruir, por todo esto,…….tú tienes el poder, tú marcas la diferencia, porque la paz SI es contigo marcando el SI,  por ti, por todos los tuyos, por el SI, por la cura del mal del odio, por exorcizar los demonios de la guerra, SI y punto. 

Pautas

PROCLAMA STEREO